Navarra Capital

Cotización Ibex 35

Actualidad

Air-Rops patenta un novedoso sistema antivuelco

El vuelco de tractor es el accidente que causa mayor número de muertos en el sector agrícola en España. Para evitarlo, Air Rops ha desarrollado y patentado el primer sistema automático de protección al vuelco cuya aplicación es posible en cualquier tipo de vehículo autopropulsado como tractores, ATV-QUAD, cortacéspedes o dumpers, entre otros. El arco de protección se despliega de manera automática aportando mayor seguridad al conductor.


junio 03
06:18 2015
roberto-ruiz-antivuelcos-3

Roberto Ruiz, Relaciones Internacionales de Air Rops

Una información de Cristina Catalán para Navarra Capital 

Dieciséis personas han muerto en España en lo que llevamos de 2015 como consecuencia del vuelco del tractor que conducían.  De media, unos 80 agricultores y trabajadores agrícolas mueren anualmente en nuestro país por aplastamiento tras volcar sus tractores agrícolas. Un tipo de accidente que sucede en todo el mundo. Sensible a esta problemática a nivel mundial, en agosto de 2013 Carmelo Pérez de Larraya, comenzó a diseñar un nuevo concepto de sistema antivuelco que dio origen a Air Rops, un sistema novedoso en el mundo que podría salvar muchas vidas y disminuir el número de heridos causados por el vuelco de los equipos de trabajo en los miles de accidentes que se producen en el todo mundo.

Transición de vuelco  de tractor

Transición de vuelco de tractor

SISTEMA AUTOMÁTICO

Prácticamente todas esas muertes se producen por el vuelco de tractores que no llevan una estructura de protección homologada, o que llevan el bastidor de dos postes, adelantado o atrasado, en posición abatida. Hasta hoy día, los sistemas antivuelco están formados por arcos fijos o abatibles, que el propio conductor puede abatirlos en aquellos momentos en que los arcos le molesten para trabajar en espacios reducidos como, por ejemplo, en invernaderos o  debajo de árboles, etc.

En esos casos, el conductor es el responsable de bajar el arco de seguridad y por tanto, de volverlo a subir una vez haya finalizado el trabajo. “El problema es que en la mayoría de los casos, el propio conductor nunca se acuerda de volver a poner el arco abatible en posición vertical. Por tanto, si es un arco fijo el conductor lo quita y no lo vuelve a poner o si es abatible, lo abate y no lo vuelve a colocar en la posición correcta. Como consecuencia, ese conductor está totalmente desprotegido para futuras ocasiones y desgraciadamente, ocurren este tipo de accidentes mortales”, explica Roberto Ruiz, Relaciones Internacionales de Air Rops. 

La novedad que presenta el sistema de Air Rops es que el arco abatible está compuesto por tubos telescópicos cuya ventaja es que siempre está recogido o plegado, porque cada tubo se encuentra introducido dentro de otro “por tanto, ocupa muy poco espacio y permite trabajar en zonas reducidas de espacio antes comentadas”, añade.

Este sistema dispone de unos sensores y unos dispositivos similares a los utilizados en los airbags. En concreto, dentro de los tubos telescópicos hay unas cápsulas de aire comprimido  idénticas a las utilizadas en dichos dispositivos de seguridad. La protección de Air-Rops se activa automáticamente cuando existe riesgo de vuelco sin intervención del conductor. Esas cápsulas, se abren cuando se presenta una situación de vuelco y liberan todo el aire comprimido por los tubos, lo que hace que se expandan. “En el momento en el que el vehículo comienza a volcarse, los tubos se expanden abriéndose el arco antivuelco, un arco incluso mayor que los existentes hoy día. De este modo, aumenta la protección del conductor al crear un espacio de seguridad y al ser un sistema automático”, explica Ruiz. El conductor por tanto, no tiene que preocuparse de abatir o recoger el arco antivuelco.

Los ocho socios que componen Air-Rops  están plenamente convencidos de la eficacia del sistema de protección y su impacto en la reducción de las lesiones y muertes causadas por tractores y maquinaria agrícola. “Conviene recordar que los empresarios están obligados a proteger a los empleados que utilizan este tipo de maquinaria que puede ser susceptible de volcar”, subraya Roberto Ruiz.

PENDIENTES DE HOMOLOGACIÓN

Air-Rops presenta gran versatilidad y se puede adecuar  a los diferentes vehículos, tamaños y/o pesos como cortacéspedes, quads y maquinaria de obras públicas. De momento, necesitan obtener el marcado CE, algo que esperan conseguir antes de finalizar el año para poder salir al mercado.

Sin embargo, para su instalación en tractores es necesaria una homologación europea concreta, difícil en estos momentos de obtener por ser un sistema novedoso, que no existe en el mercado. “Tenemos que pasar la fase de burocracia de la OCDE que todavía va a un ritmo muy lento. En este sentido, también tenemos que destacar que echamos en falta el apoyo de las instituciones a nivel nacional, sobre todo, por parte del ministerio de agricultura. Sabemos que hay países dentro de la Unión Europea muy interesados en este producto pero necesitamos apoyo a nivel internacional que no tenemos. Países como Francia o Turquía ven el Air-Rops  una solución a este tipo de problemas”, destaca Ruiz.

Air-Rops consigue que la fabricación de este tipo de vehículos, sea más sencilla y económica. Como consecuencia, también hay un abaratamiento en las reparaciones después del vuelco y en el coste de los seguros. Así mismo, Air-Rops tiene acuerdo con Agrinava, empresa de distribución de repuestos y accesorios de maquinaria agrícola , en el cual se establece que Agrinava será la empresa que se encargue de la comercialización y distribución de este sistema antivuelco.

 

 

 

Artículos relacionados

@navarracapital

Actividad en Facebook