Navarra Capital

Cotización Ibex 35

Actualidad

Aldakin trae a Navarra a ‘Sawyer’, el robot que colabora con el hombre

Lo que parecía una historia de ciencia ficción es más que real. Ya está aquí cobot, co-robot o robot de colaboración. Es decir, máquinas y humanos trabajando y colaborando en acciones diarias con un impacto directo sobre la productividad de nuestras PYMEs. Y a la vanguardia de ese movimiento, la firma Aldakin, de Alsasua.


Aldakin trae a Navarra a ‘Sawyer’, el robot que colabora con el hombre
febrero 14
05:50 2017

Sawyer es algo más que un robot, por eso se le denomina ‘cobot’, robot colaborativo, porque permite simplificar aún más su capacidad para resolver los variados problemas de la industria, como puede ser la recepción, colocación o apilamiento de objetos variados, así como la aplicación de controles de calidad mediante su avanzada sensórica, la visión artificial y el control en fuerza de sus garras. RoigPdteSakana27enerob1 (1)

Dadas las características de estos robots, su flexibilidad y sencillez de configuración y puesta en marcha (no son necesarios conocimientos de programación para instalar robots en la industria) se reduce tanto el coste como el tiempo de desarrollo de los proyectos de automatización. Sin duda, esta robótica colaborativa encaja con las necesidades de flexibilidad y costes de las pymes.

En Navarra Capital hemos hablado con Francisco López de Alda, gerente de Aldakin y nos cuenta: “A través de la marca micobot.es, apostamos por la distribución de los robots en la industria navarra de la mano de la innovadora empresa americana Rethink Robotics, fundada por Rodney Brooks, el creador de la ya conocida Roomba y cofundador de iRobot. Esta empresa presenta Sawyer, un cobot agradable e intuitivo que revolucionará el paisaje industrial de nuestra tierra. Se trata de un cobot que puede aprender a base de movimientos, sustituyendo la tradicional necesidad de programación de los robots industriales. Bastará dedicarle unos minutos para que se aplique en su nueva tarea”.

AUTOMATIZACIÓN Y ROBÓTICA
La compañía, con instalaciones en Navarra, Álava y Guipúzcoa, comenzó su actividad dando soluciones de ingeniería eléctrica de automatización de procesos productivos y, desde el año 2002, trabaja también en la robótica a medida para el cliente.

Los últimos años han sido muy duros en el negocio eléctrico, ya que multitud de empresas han cerrado y otras muchas están muy debilitadas por la crisis. “Nosotros también hemos sufrido en el negocio tradicional, pero hemos compensado esta situación con el crecimiento en la automatización y robotica industrial”, señala López de Alda.

En cuanto a la automatización y robótica, “nuestras principales aplicaciones son los ATC’S (Automatic Tool Changer), manipulaciones, pick & place, empaquetado (packaging), encajado-desencajado, carga y descarga, alimentadores de piezas a CNC’S, controles de calidad con Visión artificial 2D y 3D, paletizados…” Además, desde la empresa Getting Robótika, “start-up que surgió de un exitoso proyecto de I+D que realizamos en ALDAKIN, ofrecemos soluciones para tratamiento superficial y rebarbado robotizado”.

DESDE ALSASUA, 30 AÑOS DE HISTORIA

Esta compañía de robótica e ingeniería eléctrica nació hace 30 años solo como empresa de instalaciones eléctricas, dando continuidad de otra micropyme ya existente y con la pretensión de ofrecer servicio en la comarca y las zonas limítrofes. Poco antes del año 2000, la empresa decidió expandirse a nuevas áreas geográficas y dar un impulso a su actividad: Aldakin4 (1)“Éramos 50 empleados y facturábamos 3 millones de euros, ese mismo año abrimos nuestra delegación de Pamplona. El servicio de automatización se venía prestando desde 1990 para atender la demanda de los clientes de Sakana y en el año 2002 colocamos nuestro primer robot”, nos cuenta su gerente.

En 2005, “ya éramos casi 100 personas y facturábamos 6 millones de euros. Y dos años más tarde, ya en plena crisis, decidimos abrir una delegación de Vitoria. El año 2010 llegamos a 150 personas y facturábamos aproximadamente 10 millones de euros”.

Durante los años de crisis, “las cifras de la empresa han continuado estables en 150 trabajadores y unos 10 millones de facturación. Sin embargo, la orientación de la compañía ha cambiado de manera importante, el volumen de facturación en instalaciones eléctricas se ha reducido de forma sustancial en especial en el sector de la construcción y, por el contrario, han evolucionado los negocios relacionados con la automatización y la robótica, siendo esta nuestra apuesta principal para los años futuros.

El año 2014, Aldakin abrió su delegación de Gipuzkoa con la cual el grupo está ya ubicado físicamente el Navarra, Alava y Gipuzkoa para poder dar servicios eléctricos de proximidad.

APUESTA POR LA INNOVACIÓN

En el año 2009, Aldakin incorporó el departamento de I+D+i a la empresa, aunque hasta esa fecha habían realizado algunos proyectos aislados. Ese mismo año, se planteó el proyecto de innovación que, posteriormente, dio origen a la empresa Getting Robotika S.L., especializada en el rebarbado robotizado para fundición y forja. Precisamente, “fue en el año 2013 cuando se constituyó la spin off Getting Robotika con el objetivo de fabricar y comercializar robots rebarbadores con una tecnología única en el mercado a nivel internacional”. ATP_detail (1)

La misión del departamento de I+D+i es “servir de enlace entre las necesidades del mercado y la visión industrial del grupo, a través de los desarrollos tecnológicos y científicos que se llevan a cabo en cada proyecto”. Desde sus inicios, el departamento de I+d+i se encarga de desarrollar proyectos enfocados en la innovación y el empleo de tecnologías emergentes dentro del negocio central de las empresas participantes, siempre teniendo como premisa el impacto social y la creación de empleo. No en vano, recibió el sello pyme innovadora del Ministerio de Economía en el año 2015.

ROBOT COLABORADOR EN LA CUN

La robótica que elabora Aldakin llega a todos los sectores. De hecho, está desarrollando junto con la CUN un robot asistente para neurocirugía. Uno de los objetivos del proyecto es desarrollar una solución robotizada para cirugía capaz de llevar a cabo actuaciones de forma autónoma, garantizando una colaboración efectiva entre cirujano y robot:El robot se convertirá en un colaborador del cirujano permitiendo aumentar la eficacia y precisión en los procesos quirúrgicos, nos explican desde la compañía alsasuarra.

Para la validación de esta tecnológica “se va desarrollar una solución particularizada a la realización de una de las tareas quirúrgicas más comunes en las que la incorporación de un robot trabajando en colaboración con el neurocirujano puede aportar un importante salto cualitativo en el proceso quirúrgico: la separación de tejidos en operaciones quirúrgicas controlando la fuerza ejercida para evitar posibles lesiones”. Y precisamente, para el desarrollo de este proyecto el Gobierno de Navarra han concedido 278.835 euros de subvención.

SAKANA

AyerdiSakana

Empresarios de Sakana, reunidos con el vicepresidente de Economía

Francisco López de Alda es, además de gerente de Aldakin, el presidente de la Asociación de Empresarios de Sakana, que se lamenta de los años duros que han pasado: “La crisis ha supuesto el cierre de un importante número de las empresas de la comarca principalmente en Alsasua, lo que conlleva el empobrecimiento de la zona“.

“Dada la destrucción del tejido industrial en un 40% desde el año 2000, una de los grandes objetivos que demandamos al Gobierno es la revitalización de la comarca con un plan de atracción de empresas desde el exterior“, pide el presidente de los Empresarios de Sakana.

Por otro lado, “debido a las dificultades que tiene el mundo empresarial para desarrollar la actividad industrial en nuestra comarca, se precisaría un mayor apoyo de las instituciones locales y provinciales a las empresas”.

Por último, señala quesería necesario mejorar la falta de infraestructuras, la mala conexión o falta de fibra óptica, los microcortes eléctricos, el mantenimiento de polígonos, la falta de formación continua y de formación dual, la falta de personal cualificado para cubrir determinados puestos, la falta de una escuela de FP de primer nivel, etc.”

Una información de Yosune Villanueva Lucea para Navarra Capital. Fotografías cedidas por Aldakin.

 

Artículos relacionados

@navarracapital

Actividad en Facebook