Navarra Capital

Cotización Ibex 35

Actualidad

¿Dónde está el trabajo: en las redes sociales o en el INEM?

¿Dónde está el trabajo: en las redes sociales o en el INEM?
noviembre 24
05:50 2014

Quizá esté debajo de las piedras. Si es así, la respuesta es sencilla: habrá que levantar piedras entonces. Pero aquí surge otra pregunta: ¿dónde se encuentran esas mágicas rocas? ¿En las oficinas de empleo o en Internet? El 69% de los españoles que buscan trabajo lo hacen a través de las redes sociales. Ésta es una de las conclusiones del último informe de Adecco titulado ‘Búsqueda de empleo y reputación digital en la era 3.0′ y es la muestra de que hace tiempo que ya todo cambió.

Hoy encontrar un trabajo es el reto, y la mayor preocupación, de muchas personas. ¿Pero cómo hacerlo? Quedarse anclado en lo que antes funcionaba no parece la solución. Sin embargo, estar atento y aprovechar la oportunidad que brindan las nuevas tecnologías y las redes sociales se muestran como una fórmula válida.

Los que buscan trabajo lo hacen en la red y, lo que es mejor, los que buscan trabajadores, también: el 73% de los reclutadores emplean las redes sociales como herramienta para seleccionar candidatos. Y ahí se unen los intereses: oferta y demanda, demanda y oferta. Como siempre, pero como nunca.

Por ello es esencial perder el miedo a las redes, a compartir conocimiento, a dejarse ver, a tener el valor de contactar con aquellas personas con quien nos gustaría trabajar,… Supone dejar atrás complejos y vergüenzas y tomarte esa búsqueda de empleo como algo personal y vital, como una entrevista de trabajo constante.

Y esto no sólo le sirve a aquel que busca una nómina y una empresa que le quiera contratar. La búsqueda de trabajo también afecta al profesional liberal o autónomo que tiene que alimentar su maquinaria para seguir encontrando proyectos que le satisfagan personal y económicamente. Nunca sabes dónde está la oportunidad, ni quién puede leer algo que publiques en un momento determinado. La red no es más que un reflejo bestial de lo que ocurre en el patio de tu casa. Si tu vecino sabe que eres un carpintero fabuloso, podrá encargarte un armario. Si no lo sabe, se lo pedirá a otro.

Pero lo cierto es que muchas personas sienten una tremenda sensación de agobio cuando ven el muro de Facebook, el panel de LinkedIn o los tweets de Twitter. Y es normal. Es algo nuevo para muchos y hay que reconocer que cuando arrancas, abruma. ¿Para qué sirve todo esto? ¿Qué puedo hacer yo? ¿Cómo empiezo? ¿Cómo sigo?

Quizá no sea un consuelo, o quizá sí, pero esa sensación la hemos tenido todos. Para combatir esa angustia, creo que es importante ir poco a poco, seleccionando una única red, observando qué hacen los demás, dejándote asesorar por quienes saben y dándole forma paulatinamente a la estrategia que quieras seguir. Paso a paso. Piano, piano.

Es mejor tomarte tu tiempo y definir con claridad qué quieres hacer, que dar palos de ciego. Pero acepta el reto. Merece la pena, y al cabo de un tiempo, comienza a dar sus frutos. ¿Me cuentas cómo lo haces tú?

 

Cristina Ochoa

I+D en contenidos

Artículos relacionados

@navarracapital

Actividad en Facebook