Navarra Capital

Cotización Ibex 35

Actualidad

El actual presidente de la CEOE, Joan Rosell, y el presidente de CEPYME, Antonio Garamendi, se disputan la presidencia de la patronal

El presidente de CEOE, Juan Rosell, y el presidente de CEPYME, Antonio Garamendi, se disputarán este próximo miércoles, 17 de diciembre, la presidencia de la patronal española. Uno enarbola el plan de modernización realizado bajo su presidencia y e otro la necesidad de "recuperar el respeto de la sociedad".


El actual presidente de la CEOE, Joan Rosell, y el presidente de CEPYME, Antonio Garamendi, se disputan la presidencia de la patronal
diciembre 15
05:55 2014

El próximo miércoles los empresarios españoles eligen su nuevo timonel para los próximos cuatro años. La última legislatura la ha liderado Juan Rosell, quien se presenta a la reelección y defiende su gestión en sus recientes años de mandato.

La Confederación de Empresarios de  Navarra, a través de su boletín CEN7 días, hace un resumen extenso de las propuestas electorales de ambos candidatos.

DIFERENCIAS

Ambos candidatos defienden la figura del empresario como creador de riqueza en la sociedad. Rosell asegura que, desde CEOE, “creemos firmemente en los valores de la empresa. Solo con más y mejores empresas crearemos más riqueza y bienestar”, y añade: “los ciudadanos deben volver a valorar la empresa como antídoto contra la crisis. Sin más empresas no habrá generación de empleo”.

Del mismo modo, el modelo de CEOE según Garamendi también está basado en la libertad y en la iniciativa empresarial. El actual presidente de CEPYME reivindica una imagen del empresario como creador de empleo “que nos permita alejarnos del desprestigio que actualmente padece. La superación de la crisis económica solamente vendrá de la mano del relanzamiento de la empresa privada, de la creación de más empresas, del crecimiento de las actuales y de la conquista de más mercados en el exterior”.

Garamendi reivindica su visión de la entidad afirmando que “no somos un  club, ni un lobby, ni una asociación elitista”. Según recoge en su programa, “la CEOE no es un club de empresas ni una asociación que agrupe a un centenar de compañías. La CEOE aspira a representar a un colectivo de más de un millón de empresas con empleados, más otros dos millones de empresarios autónomos”.

PROPUESTAS

Respecto a las propuestas que contienen cada uno de los programas, Juan Rosell adelanta una reestructuración interna de la propia CEOE, y asegura que “vamos a seguir simplificando la estructura, especialmente en el campo administrativo, donde deberá ser complementaria con la de CEPYME”. Este también defiende una asociación más internacional, y apunta que “estamos desarrollando un área específica destinada a potenciar la difusión de información de actividades internacionales con nuestras organizaciones territoriales y sectoriales” para, por ejemplo, “mantener un contacto directo y permanente e identificar las necesidades de nuestras organizaciones y sus empresas en el ámbito internacional”.

En materia de negociación colectiva, Rosell también adelanta que tenemos en marcha la consolidación de una gran base de datos para poder opinar con conocimiento de causa, con datos, con información, los detalles de todos y cada uno de los convenios colectivos en España, tanto sectoriales como de empresa, para así poder modernizarlos y tecnificarlos en beneficio de todos”. Dicho esto, concreta que esta base de datos “puede estar lista antes de Semana Santa”.

También Garamendi coincide en la “necesaria simplificación de cargas administrativas, y apunta que “es preciso seguir trabajando en eliminar trámites y fomentar que estos sean cumplidos mediante declaraciones responsables de los empresarios para la cumplimentación de procedimientos, o para la obtención de licencias para el ejercicio de la actividad”. Otro punto del programa del candidato Garamendi es el de “reconocer la autonomía de los agentes sociales en la negociación colectiva”, entendida esta como “una forma de encauzar intereses de empresarios y trabajadores por la vía del consenso. Asimismo la negociación colectiva estructurada homogeneiza las condiciones laborales en toda España y permite hacer realidad el principio de igualdad de oportunidades en todos los territorios”.

En el plano laboral, Garamendi también señala que “la flexibilidad interna y externa de las empresas sigue siendo imprescindible para ganar en competitividad” y considera que “debemos fomentar una negociación colectiva ágil que permita internamente adaptar las plantillas a las necesidades de las empresas. También es preciso disponer de un marco regulatorio más adaptable a las especiales circunstancias por las que atraviesan las empresas, marco regulatorio que no esté permanentemente judicializado”.

 

Artículos relacionados

@navarracapital

Actividad en Facebook