Navarra Capital

Cotización Ibex 35

Actualidad

Globalización y desarrollo tecnológico, retos de un nuevo marco económico

El foro económico "Diálogos para el desarrollo" reunió en el Hotel Tres Reyes en estas últimas fechas a dos economistas muy conocidos tanto por su amplio conocimiento como por su presencia mediática. Patrocinados por Vodafone, Crédito y Caución y Cajamar, José María O'Kean y Juan Ramón Rallo hablaron sobre la actual situación postcrisis que vive la economía mundial, el pago de la deuda, la revolución tecnológica o los problemas que atraviesan las economías emergentes entre otros factores que, sin duda, influirán en el devenir de un mundo económico "cada vez más interconectado".


Globalización y desarrollo tecnológico, retos de un nuevo marco económico
mayo 03
05:20 2016

Una información de Miguel Ciriza para Navarra Capital

El primero en intervenir en el encuentro “Un nuevo modelo económico para un nuevo marco mundial”, celebrado en fechas recientes en el hotel Tres Reyes de Pamplona, fue Juan Ramón Rallo, un joven economista valenciano de tan solo 32 años con un curriculum y un aplomo más propio de alguien de mayor edad.

El propio moderador de la cita, el decano de la facultad de Economía de la UPNA, Emilio Domínguez, provocó las sonrisas cómplices de los presentes al presentarle, con mucho humor, como alguien “asquerosamente joven”. Pese a esa apariencia, Rallo es docente, escritor, tiene en su haber nueve libros propios y tres compartidos, y es colaborador en varios medios de comunicación. La Comunidad de Madrid le distinguió en 2012 con el premio al mejor investigador menor de 40 años.

Ya en lo que fue su conferencia propiamente dicha, Juan Ramón Rallo revisó los antecedentes de la situación económica actual y afirmó que la “gran problemática” es la digestión de las secuelas de la crisis de los últimos años que es, a su vez, fruto de la digestión de la burbuja generada entre los años 2001 y 2007.  El experto planteó la cuestión de por qué si aparentemente ya hemos superado lo pero del ciclo económico bajista, seguimos sumidos en un entorno de escasa productividad.

Juan Ramón Rallo Según Rallo, hasta ahora sólo se ha “parcheado” la crisis y las políticas de rescate y de sostenimiento de las empresas no han dejado que la economía se sanee por entero. En el futuro, opinó, habrá que corregir los modelos y los desajustes financieros y productivos y provocar el “desapalancamiento” de las economías occidentales.

El economista valenciano también enumeró las dudas que están creando sobre la economía mundial los países emergentes. A su entender dichos mercados están entrando en la misma dinámica que el mundo occidental vivió en 2007 con la llegada de la crisis. Las políticas monetarias expansivas generaron créditos baratos que acabaron en los países emergentes, que son a su vez los principales productores de materias primas.

En el 2013, la Reserva Federal, el banco central de referencia, decidió recuperar el dinero prestado para subir los tipos de interés, lo que hizo que la demanda interna de estas naciones cayera en picado, la oferta mundial de materias primas se viniese abajo y sus economías se colapsaran. Para Juan Ramón Rallo, este fenómeno es fácilmente apreciable en los países muy intensivos en la producción de petróleo.

FUTURO 

Una de las constantes del nuevo marco económico será el cambio tecnológico acelerado. Este proceso de desarrollo vertiginoso brindará a las empresas que se suban  a él la oportunidad de generar más valor, pero igualmente producirá riesgos para aquellas que no sean capaces de asimilar e incorporar esas nuevas tecnologías, habilidades y conocimientos.

Entre las sociedades que mejor se van a adaptar a los retos tecnológicos del futuro, estarán -en opinión del profesor de economía- aquellas que atiendan mercados externos con productos de valor añadido gracias a una inversión en I+D+i. La capacidad para evitar endeudarse y funcionar con recursos propios será, asimismo, fundamental para poseer la flexibilidad financiera necesaria para incorporarse a la innovación tecnológica. 

Juan Ramón Rallo apuntaló su ponencia con una llamada a una política fiscal baja que permita a las empresas hacer frente a los retos venideros. La globalización está trayendo la obligatoriedad de la internacionalización, para la que las empresas grandes están más capacitadas. Como consecuencia, las pequeñas y medianas deberán pensar en aumentar en tamaño para extender sus miras a los mercados extranjeros. Para ello necesitarán de un marco institucional adecuado que promueva la  flexibilidad regulatoria, una fiscalidad lo más baja posible para que el empresario pueda reinvertir en su negocio lo ganado y administraciones pequeñas y cercanas al ciudadano.

Rallo señaló a Navarra como una autonomía con un “régimen económico favorable” para desarrollar su propia política en los aspectos recién mencionados, aunque “esta situación se ha revertido en los últimos meses con la  subida de IRPF y el impuesto de sociedades”.

JOSÉ MARÍA O’KEAN

El segundo ponente, catedrático en la Universidad Pablo Olavide de Sevilla y profesor en varias universidades extranjeras como Oxford y Harvard, dedicó la primera parte de su intervención a comentar la situación actual de la economía española, a la que describió con la metáfora de un coche que no deja de girar alrededor de una rotonda mientras pierde velocidad y combustible.

Según O´Kean, España tiene ante si distintas salidas, unas mejores y otras peores, pero no sabe cuantas vueltas más va a dar. El actual modelo institucional,  parado sin gobierno, está prolongando la estancia de la economía en la rotonda. A este problema el invitado añadió el parón mental causado por el impacto de la corrupción en las administraciones públicas, reticentes a firmar inversiones públicas o llevar a cabo ninguna actuación. “Hay comunidades autónomas a las que les sobra el dinero para invertir en obra pública y no están dispuestos a hacerlo por la parálisis creada por lo corrupción”, comentó.

José María O'KeanEl comienzo de la crisis en 2007 fue, en su opinión, el primer momento en que el valor competitivo de la economía española hizo frente por sí solo a los problemas de desaceleración en el consumo y actividad que se produjeron. Hasta entonces los diferentes gobiernos habían utilizado la devaluación de la moneda, los salarios moderados y los precios bajos para dar forma a la ventaja competitiva. Era la salida “tradicional”.

Sin embargo, con la llegada de la crisis, el despido masivo y la reforma laboral propiciaron que las horas de trabajo se redujeron y la productividad subió, lo que creó “un colesterol malo que se basa en producir lo mismo con menos gente y que deja cinco millones de personas en el paro”, denunció el invitado.

En este nuevo escenario se ganó competitividad debido a la producción con costes y salarios más bajos, pero, con vistas al futuro, el economista sevillano asegura que este modelo no es sostenible porque no “se puede ir a trabajar por 300 o 400 euros como le está pasando a muchos alumnos míos”.

CHINA Y TECNOLOGÍA

Fuera de nuestras fronteras, José María O´Kean, afirmó que, para entender la situación económica actual y futura, hay que estar muy atentos a los planes de China. En concreto, de acuerdo con la información que expuso en su comentario, el gigante asiático pretende atraer todo el capital financiero extranjero posible para satisfacer su mercado interno.

China necesita seguir creciendo para dar trabajo a su población, cada vez más desplazada al mundo urbano e industrial. Dado que los países occidentales ya no tienen dinero, la intención de las autoridades de Pekín es aumentar la demanda interna para dar salida a sus productos, y para ello China necesita captar los ahorros de otros países. 

Diálogos para el Desarrollo Pamplona 2016 El mundo tecnológico que se nos echa encima es también para O´Keann uno de los ejes sobre los que va a girar el nuevo marco económico. Por una parte es primordial comprender el nuevo mundo de la industria 4.0 a través de las impresoras 3D, la robótica, los sensores o el BIG DATA, y por el otro, es imprescindible aceptar el valor del espacio digital, el territorio en el que las empresas deberán jugar para atender las demandas de unos consumidores cada vez más individualistas.

La virtualidad permite crear sistemas de información capaces de gestionar millones de datos sobre el consumidor y desarrollar un servicio o producto gracias a ellos. A esto hay que sumar que los sistemas de información de la cuarta revolución industrial, la digital, están propiciando una integración industrial sin precedentes. 

José María O´Kean finalizó enlazando el espacio digital con algo tan material como las sensaciones. Desde su punto de vista, la clave de la producción de valor estará en atender las sensaciones del consumidor, el verdadero motor de compra, y nada mejor que los sistemas de información digitales para conocerlo.

Artículos relacionados

@navarracapital

Actividad en Facebook