Navarra Capital

Cotización Ibex 35

Actualidad

Isabel Elizalde: “Hay muchos puestos de trabajo en torno a la economía verde”

Si sólo pensar en las medidas que deberán adoptarse para reducir los efectos de la catástrofe climática que se avecina ya abruma, la gestión del Plan de Residuos de Navarra tampoco va a estar exenta de dificultades. La consejera Isabel Elizalde afronta ambos retos con la convicción de sacarlos adelante y para ello recurre a métodos poco habituales en la Administración, como los procesos participativos.


Isabel Elizalde: “Hay muchos puestos de trabajo en torno a la economía verde”
julio 04
05:50 2016

PREGUNTA (P): ¿Cómo ha sido su primer año al frente del departamento?
RESPUESTA (R): Ha sido muy intenso, hemos creado un equipo compacto y cohesionado, eso nos ha permitido abordar la gestión del departamento desde un principio de manera rápida y efectiva y sacar adelante tanto cuestiones que nos marcaba el acuerdo programático como otras del día a día que son vitales para el funcionamiento de la consejería. Este año nos ha servido para conocer perfectamente cómo funciona el departamento, que es muy amplio, y ver con claridad lo que vale, porque hay que reconocer la labor que se ha hecho en años anteriores, y lo que hay que corregir y mejorar en una consejería que ha sufrido mucho, recortes, parones…

(P): Usted se ocupa del medio ambiente, un asunto que hasta ahora no ha figurado entre las prioridades de los políticos.
(R): Suelo decir que ha sido como un florero, queda bien pero no se le ha dado la importancia que tiene. Es muy transversal, tiene que ir cogiendo mucho más peso porque el medio ambiente es la base de muchas cosas y también de nuestra manera de ser navarros y navarras. Eso se tiene que interiorizar, no es cosa de otros que se dedican a su defensa y que no nos afecta a los demás: no, el medio ambiente es lo que hacemos todos, donde vivimos todos y donde queremos vivir. La política medioambiental se ha hecho desde arriba y ha sido un error, también había que escuchar a la gente, al territorio, oír la experiencia de los mayores… porque hay mucho conocimiento, y esa escucha a través de la participación es vital ahora que nos enfrentamos al reto del cambio climático.

Isabel ELizalde 3 copia(P): La referencia a la participación es una constante en los procesos que desarrolla su departamento, y en general en los del Gobierno. ¿Es un sistema efectivo?
(R): Es que falta cultura de hablar, uno tiende a pensar que hace las cosas como deben hacerse cuando tendría que ser capaz de hacer autocrítica y reconocer lo que hace bien el otro, eso es un aprendizaje pero hay que poner los espacios para que se produzca ese diálogo, y eso es la participación. Hay quien dice que eso es perder mucho tiempo, cuando yo opino que la participación es justamente lo contrario, es invertir tiempo en buscar soluciones.

“El acuerdo de París es un gran paso pero se quedará en nada si no se actúa en local” 

(P): La participación está muy presente en la elaboración de la Hoja de ruta sobre el cambio climático, que su departamento gestiona. ¿Qué pautas marca al resto del Gobierno, teniendo en cuenta que es un asunto transversal?
(R): Más que marcar pautas somos los que tenemos que llevar a la mesa la reflexión sobre todos los temas que plantea la hoja de ruta, de alguna forma lideramos la visibilización del cambio climático pero cada departamento debe interiorizar que tiene una labor importante que hacer. Por ejemplo, una de las claves va a ser la gestión energética, en la que ya está trabajando Desarrollo Económico y al que le corresponde también la tarea de sensibilización de la industria, incluida la agroalimentaria.

Nosotros tenemos mucho que hacer en agricultura y ganadería, en desarrollo rural y espacios naturales, y en Servicios Sociales una de las grandes problemáticas relacionadas con el cambio climático es cómo estamos construyendo, los arquitectos, constructores, albañiles también deben ser conscientes e incorporar a su trabajo las estrategias que se planteen. Y qué decir de educación, es importantísimo, además es que a las nuevas generaciones no les queda otra, yo creo que los que nos siguen son bastante responsables en estas cuestiones, y el cambio climático tiene y va a tener un gran impacto en la salud.

En definitiva, en todos los departamentos debe hacerse un esfuerzo de reflexión y comprensión de lo que significa esto, ¡es que se trata del gran tema de la sociedad actual!

(P): Habrá quien diga que la aportación Navarra a la lucha contra el cambio climático no será significativa o que este plan es un esfuerzo estéril…
(R): Hay gente es muy consciente de que hay un cambio climático, pero una gran parte de la sociedad aún no lo asume, tiene una percepción muy local de las cosas cuando la realidad es que vivimos en un mundo global que nos afecta. Eso nos obliga a actuar localmente con un concepto global, porque no queda otro remedio, el acuerdo de París es un gran paso pero se quedará en nada si no se actúa en local aunque es cierto que hay que tener en cuenta cuestiones globales relacionadas con la política macroeconómica. Y se está avanzando, se entienden cada vez más estas cosas en las entidades locales, en los colectivos culturales y medioambientales, en las asociaciones de padres y madres, en el propio Gobierno de Navarra… En la gestión más próxima ya se entiende y la gente ve que puede hacer aportaciones e intervenir.

(P): Pero el Gobierno central no se ha distinguido por liderar la estrategia española contra el cambio climático.
(R): Bueno, acabo de hablar con la ministra de Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, y según ella sí que suponen un reto las políticas para la adaptación al cambio climático, son palabras que tienen que ir acompañadas de hechos, y algunos sí que hay…

Isabel ELizalde 2 copia(P): Tampoco serviría de mucho actuar aisladamente o yendo cada uno por su lado. ¿El Gobierno de Navarra coordina sus acciones con otras administraciones?
(R): Sí, en Paris firmamos acuerdos con varias regiones del mundo, no eran estados, para trabajar contra el cambio climático, y también a través de iniciativas europeas, hemos conseguido varios proyectos en el Interreg que tienen relación con el cambio del clima.

Además participamos junto a otras regiones y países en el proyecto H2020, que tiene que ver con la economía circular, y a nivel del Estado español formamos parte del grupo de las comunidades europeas que hace el seguimiento del semestre europeo y uno de los temas en los que se trabaja es el del cambio climático. La relación y la cooperación es una constante porque es importantísima, es clave.

 “Los residuos ya generan hoy empleo, y entendemos que sólo con la puesta en marcha del PIGRN podríamos estar hablando de unos 500 puestos de trabajo”

(P): ¿En qué fase se encuentra la elaboración de la hoja de ruta navarra frente al cambio climático? ¿Qué plazos establece
(R): Es muy importante conocer el punto de partida, el diagnóstico de la situación, y en esas estamos, centrando dónde tenemos la problemática. En cuanto a plazos, como más inmediato, a finales de este año nos hemos planteado tener planificados y concretados nuestros objetivos, serán ambiciosos y en la línea de lo que se está planteando a nivel mundial en cuanto a temperaturas, emisiones…

(P): ¿Qué repercusiones económicas pueden tener las medidas que se adopten en este campo? ¿Generarán oportunidades de negocio?
(R): Muchísimos, estamos hablando del uso de energías renovables, de la gestión de residuos, de la rehabilitación de viviendas, y en nuestro departamento todo lo que es la producción agrícola y ganadera y el consumo de productos de proximidad es un punto importante en la lucha contra el cambio climático, debemos generar modelos de adaptación que reduzcan las emisiones del transporte y las prácticas agrarias.

 

Tenemos por ejemplo recursos forestales, con una gran parte del monte certificada y un potencial grande en biomasa, de su producción y consumo pueden surgir unos cuantos puestos de trabajo siempre que utilicemos nuestros recursos y no nos vayamos a comprar astillas o pellet para producir biomasa a Huesca, porque así no estaríamos generando esta economía de proximidad que es la que me permite adaptar.

Además necesitamos tener los bosques en buenas condiciones, y para eso deben ser gestionados de forma sostenible para que vayan renovándose. Eso quiere decir que tenemos el recurso, en proximidad, con lo que aunque me resulte algo más cara resulta que estoy generando esa economía y unos puestos de trabajo, y eso es adaptación al cambio climático.

El Plan de Residuos aspira a un 90% de reciclaje de envases y elevar a un 70% el aprovechamiento de los residuos de construcción y demolición.

(P): ¿Es real entonces la posibilidad de creación de puestos de trabajo a través de la economía verde?
(R): Hay mucho trabajo en torno a la economía verde, de la que tendríamos que ser una gran referencia porque tenemos diversidad, espacios naturales, calidad de producción agrícola y ganadera, un importante desarrollo de energías renovables… Se puede crear a muchos niveles, en la construcción utilizando nuestras maderas certificadas, en la gestión de los espacios naturales, que además de estar bien conservados y cuidados, de que tengan vida y visitantes, sean capaces de generar empleo y economía. Eso también es adaptación.

Isabel ELizalde 4 copia

PLAN DE RESIDUOS: CON LA SOCIEDAD A FAVOR
El Plan Integrado de Gestión de Residuos de Navarra (PIGRN) es un ingente trabajo que lidera el departamento dirigido por Isabel Elizalde. Cuenta con un borrador elaborado por un amplio grupo de trabajo que ha venido reuniéndose desde febrero de 2015 y un año después el proceso se abrió a la participación pública, que concluyó el pasado 4 de junio con cerca de 2.000 aportaciones. Está prevista la presentación del nuevo plan antes de que finalice 2016.

El plan pretende convertir a Navarra en una sociedad eficiente en el uso de los recursos y en la que los residuos sean concebidos como recursos de utilidad, e incide en la prevención, evitando la generación de basuras. Plantea unos objetivos concretos para 2025: reducir un 10% los residuos domésticos con respecto a 2010, atender a toda la población navarra con sistemas de recogida de biorresiduos (residuos orgánicos biodegradables), proponiendo un 70% de reciclado de los mismos y tratar el 100% de los residuos en una década. Además, aspira a un 90% de reciclaje de envases y elevar a un 70% el aprovechamiento de los residuos de construcción y demolición.

Hasta ahí la teoría. La práctica resulta más intrincada, porque la gestión de los residuos es competencia municipal, se hace a través de mancomunidades, que están agrupadas en un Consorcio de Residuos que no incluye a la Mancomunidad de Pamplona.

En el proceso de participación hemos visto que hay que hablar mucho, estudiar las experiencias que han funcionado y los problemas que debemos superar… pero no es tan fácil porque cada mancomunidad tiene su manera de organizar la gestión del residuo. Por eso hemos acordado que la comunicación entre todas ellas tenga unos elementos comunes de forma que cada una sepa qué están haciendo las demás, es algo que parece evidente pero que no existía, y tampoco había una relación estrecha en la Mancomunidad de Pamplona y el Consorcio de Residuos. Ahora se ha empezado a hablar”, explica la consejera.

Isabel ELizalde 5 copiaNo obstante, hay un factor que anima al optimismo: “El objetivo es hacer una muy buena prevención, evitar la generación de basura, y una buena gestión de los residuos domésticos: ahí tenemos mucho avanzado porque la sociedad navarra es una de las más responsables y que más interiorizada tiene la práctica de la selección del residuo y llevarlo al contenedor correspondiente”.

Hay más cosas que están claras: todo residuo, antes de ir al vertedero, tendría que estar tratado, y la incineración está descartada “desde el minuto cero”.

Además, los actuales vertederos tendrán que seguir existiendo, “tienen una vida útil y si somos capaces de hacer esa prevención, esa separación y de que llegue allí lo menos posible esa vida útil se alargará”.

Según Isabel Elizalde, “los residuos ya generan hoy empleo, y entendemos que sólo con la puesta en marcha del PIGRN podríamos estar hablando de unos 500 puestos de trabajo, más de 325 en la recogida selectiva y gestión de bioresiduos, 167 en la preparación para la reutilización, 10 en puntos limpios y 6 en la minimización del vertido. Además, la conversión del residuo orgánico en compost puede generar más empleos, y hay aún más posibilidades”.

En cualquier caso, advierte de que el PIGRN “no está pensado para dar la solución concreta a cada problema, lo que tiene que decir es que si queremos cumplir con estos objetivos, disponemos de esto y esto y necesitamos aquello, con lo cual hay que trabajar en esta línea para que ese problema esté solucionado en tal fecha. Se trata de hacer un plan y como tal tiene que tener sus objetivos claros, sus líneas de acción, sus estrategias y unos hitos que habrá que ir evaluando constantemente. Es que un plan es una herramienta de trabajo”, concluye Elizalde.

Una información de Miguel Bidegain para Navarra CapitalFotos Miguel Ciriza©

Artículos relacionados

@navarracapital

Actividad en Facebook