Navarra Capital

Cotización Ibex 35

Actualidad

Jordi Sevilla: “Los nuevos partidos no querían acabar con el bipartidismo, sino formar parte de él”

Jordi Sevilla Segura (Valencia,1956) ha visitado Pamplona para protagonizar un acto de la campaña del PSOE. En febrero de 2016 fue elegido por Pedro Sánchez para negociar con otras fuerzas la formación de un gobierno, experiencia que no resultó porque, según afirma, "a Podemos sólo le interesaba saber qué ministerios iba a gestionar". Ahora pregunta al partido de Pablo Iglesias si va a seguir diciendo "no".


Jordi Sevilla: “Los nuevos partidos no querían acabar con el bipartidismo, sino formar parte de él”
junio 23
05:50 2016

Una información de Miguel Bidegain para Navarra CapitalFotos Miguel Ciriza©

PREGUNTA (P): ¿Cómo valora el desarrollo de la campaña?
RESPUESTA (R): Me hubiera gustado que la campaña electoral hubiera girado más en torno a propuestas concretas para resolver los problemas de los ciudadanos y hemos visto poco de eso. Hemos visto demasiado de alianzas, pactos, no pactos, qué haremos después… Eso es un error porque lo que haremos después dependerá del resultado y el resultado debería depender del conocimiento que la gente tenga de nuestras propuestas. En todo caso, espero que el ciudadano tenga en cuenta a la hora de votar quién estuvo a favor de intentar un acuerdo que permitiera un gobierno del cambio y quién lo bloqueó, porque podemos encontrarnos en una situación muy parecida. Hoy ha dicho Rajoy que si se dan las mismas condiciones volverá a decirle no al Rey. ¿Si se repiten las mismas condiciones Pablo Iglesias seguirá diciendo no a Pedro Sánchez presidente del Gobierno? Convendría que lo dijera.

(P): ¿Encuentra diferencias con respecto a la campaña electoral de diciembre?
(R):Creo que hay más cansancio por parte de los ciudadanos y que muchos de los que entonces hicieron campaña casi vírgenes ahora ya tienen una historia, un pasado y decisiones de las que tienen que dar cuentas. La novedad que supuso la ruptura del bipartidismo en este momento es menor y mucha gente ya se ha dado cuenta de que realmente no querían acabar con el bipartidismo sino formar parte de él.

(P): Las encuestas no prevén un buen resultado para el PSOE. ¿Se equivocan?
(R):Estamos acostumbrados a remontar en los últimos días, ya nos pasó en el 20-D, nos daban un resultado peor que el que obtuvimos, prácticamente ninguna acertó con nuestro resultado, y entonces ya tuvimos encuestas que nos decían que nos superaban Ciudadanos o Podemos. Yo no tengo ninguna duda que la representación del PSOE mejorará con respecto al 20-D.

TERCERAS ELECCIONES

Jordi Sevilla (Foto: Miguel Ciriza)(P): ¿Qué impresiones le han transmitido sus compañeros de Navarra, donde sí parece que el PSN logrará un escaño?
(R): Estoy recorriéndome toda España y veo que hay mucha movilización, que además es creciente, del voto socialista. Militantes y votantes estamos tomando conciencia del papel que fundamental que va a tener nuestro partido después del 26-J y queremos que esté lo más fuerte posible para poder representar con la mayor autonomía ese papel. Hemos dicho dos cosas muy claras: queremos un cambio y por tanto queremos que haya un gobierno distinto del que hemos tenido estos últimos cuatro años, y segundo, entre las fuerzas del cambio no vamos a hacer vetos ni vamos a excluir a nadie, y sobre esas propuestas que los ciudadanos tomen su decisión.

(P): Y esos ciudadanos cuál es la opinión que le transmiten, ¿algo como el pacta bien y no mires con quién? Más en serio, ¿ve ansiedad entre la gente porque finalmente consigan un pacto que haga posible un gobierno?
(R): Lo que yo noto entre los que serían votantes del PSOE es preocupación por el ascenso que las encuestas conceden a Podemos, porque la experiencia nos demuestra que a la hora de verdad bloqueó el cambio votando con Rajoy. Es un error, porque ninguno de los problemas de España se resuelve desde el frentismo que algunos pretenden impulsar desde los dos extremos, pero es que tampoco está claro que existan esos frentes, Rivera dice que no va a votar a Rajoy y Pablo Iglesias ya hemos visto que no votó a Pedro Sánchez. Luego se está actuando sobre una doble ficción, hay que abrir espacio a fórmulas transversales como la que intentamos tras el 20-D.

(P): Usted ha propuesto que se deje gobernar al candidato que consiga mayor apoyo parlamentario para evitar “la situación excepcional” de unas terceras elecciones en España en el caso de que no haya mayorías claras tras el 26-J. ¿Lo mantiene?
(R): Mantengo lo que dije, no lo que algunos interpretaron. Tenemos una Constitución que no prevé que el líder del partido más votado dijera que no a su majestad el Rey y no prevé que haya un candidato que no resulta investido. Hombre, decir que no hay riesgo de unas terceras elecciones creo que es mentir a los ciudadanos, el riesgo existe, y la reflexión que algunos están haciendo es que para evitarlo hay que dejar gobernar a la lista más votada. Nosotros decimos que éste es un régimen parlamentario donde gobierna el que es elegido por el Parlamento, y en un caso excepcional, para evitar unas terceras elecciones, debería haber un acuerdo político, de todo el mundo, antes de sentarnos a negociar para, en su caso, dejar gobernar a quien tenga más votos en el Parlamento. Si eso se hubiera aplicado en la legislatura pasada Pedro Sánchez sería hoy el presidente del gobierno. Eso es lo que dije, todo lo demás han sido interpretaciones torticeras.

“Queremos un gobierno distinto y entre las fuerzas del cambio no vamos a vetar a nadie”

(P): ¿Tienen razón quienes reprochan al PSOE que no diga con quién está dispuesto a pactar?
(R): No la tienen porque ya lo hemos dicho: queremos formar una mayoría de cambio, repito, de cambio, no queremos continuar cuatro años más con lo mismo y por tanto trabajamos en el escenario de aquéllos que están a favor de provocar ese cambio. Y quienes nos pide eso debían decir qué van a hacer ellos, ayer preguntaba en Twitter a Rajoy qué iba a hacer y ya me ha contestado, y a Pablo Iglesias si va a volver a decir que no a Pedro Sánchez si es el candidato a presidente del Gobierno. E insisto, la evidencia dice que los bloques no suman, en democracia hacen falta los votos para poder gobernar. ¿Qué están planteando? ¿Ir a unas terceras elecciones? Pues que lo digan.

PARTIDO SOCIALISTA, DECISIVO

Jordi Sevilla (Foto: Miguel Ciriza)(P): Tras las pasadas elecciones Pedro Sánchez le encargó las negociaciones con el resto de partidos, ¿con qué se queda de aquélla experiencia?
(R): Hicimos lo único que podíamos hacer, aceptar por responsabilidad ante los españoles el encargo que nos hizo el Rey después de la espantada de Mariano Rajoy, y nos esforzamos hasta el último minuto por aglutinar en torno a soluciones y no a sillones un gobierno de cambio. Negociamos con IU y con Compromis y llegamos prácticamente a un acuerdo, con Coalición Canaria llegamos a un acuerdo y nos votó, con Ciudadanos también alcanzamos un acuerdo y negociamos además con el PNV. Con los únicos que no pudimos negociar fue con Podemos, no hubo forma, no se querían sentar y cuando lo conseguimos sólo querían hablar de ministerios. Eso en una llamada fuerza del cambio honestamente me sorprendió, no les preocupaba como como combatir la pobreza, ni derogar la reforma laboral o hacer una política fiscal progresista. Lo que les preocupara era qué ministerios les iban a tocar.

(P): ¿Volvería a repetir la misma estrategia?
(R): Creo que hay pocas opciones al margen de esa… No van a salir de los bloques de izquierda y derecha mayorías suficientes para formar gobierno y vamos a tener que ir a escenarios transversales, y ahí es evidente que la fuerza del Partido Socialista es decisiva.

(P): Dice que no podemos continuar cuatro años más con lo mismo. ¿Por qué?
(R): Porque muchos de los problemas que tiene la sociedad española tienen que ver menos con la crisis económica y más con algunas de las políticas aplicadas. Pero voy a hacer una cosa atípica, no voy a hablar mal del PP ni de los últimos cuatro años, voy a hablar de futuro, y lo que sí tengo claro es que si queremos consolidar la recuperación económica y que llegue a los ciudadanos hay que hacer todo lo contrario a lo que ha hecho el Partido Popular. Desde la reforma laboral a los recortes en el estado del bienestar, por su apuesta por una competitividad de la economía española a base de depreciar el factor salarial… y si hay que hacer lo contrario habrá que cambiar de gobierno porque nos está diciendo que quiere cuatro años más para seguir haciendo lo mismo, y claro, no podemos encargarle que haga lo contrario de lo que ha venido haciendo.

“Ninguno de los problemas que tiene España se resuelven desde el frentismo”

(P):  Pues si eso no es para usted hablar mal del PP… Por el contario, Rajoy argumenta que con él se evitó el rescate, ha bajado el paro y ha crecido el PIB.
(R): Eso no es cierto, hubo un rescate financiero entre otras cosas porque el PP fue incapaz de gestionar la Bankia de Rato, no sabían que hacer y estuvieron durante seis meses incrementando el riesgo país y la prima de riesgo, para que al final tuviera que intervenir la UE obligando a Rajoy a hacer cosas que se negaba a hacer, entre otras crear un banco malo. Y por otro lado, hoy trabaja en España menos gente que en 2011, la reforma laboral del PP despidió a un millón de trabajadores indefinidos que ahora empiezan a ser contratados de forma precaria, ha sido una legislatura perdida en materia de empleo, esos son los datos y la propaganda es otra cosa.

El PIB sí crece, pero hay una realidad: todos los países están saliendo de la crisis económica, seguramente gracias a Mario Draghi y a la política del BCE, pero España es la única que no ha recuperado los niveles de renta, riqueza y empleo anteriores a la crisis, y solo España está saliendo a dos velocidades, hay una parte que sale y otra sigue en la crisis, y eso es porque las políticas económicas que se han aplicado han roto los mecanismos a través de los cuales el crecimiento se reparte a los ciudadanos: se ha roto la negociación colectiva y el estado del bienestar por las convicciones ideológicas del PP, y la consecuencia es que tenemos el mayor nivel de desigualdad de los últimos 40 años.

Jordi Sevilla (Foto: Miguel Ciriza)(P): Es la noticia del día, la entrevista mantenida por el ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, con el responsable de la Oficina Antifraude de Cataluña, Daniel de Alfonso, en la que hablaron de buscar casos y acusaciones polémicas contra políticos independentistas catalanes. ¿Qué opinión le merece ese comportamiento?
(R): Es un episodio más de una forma de hacer política que pone de manifiesto lo difícil que es llegar a ningún tipo de acuerdo con este PP, que está lleno de agujeros por todas partes. Es verdad que es grave que le hayan grabado y tendrá que preguntarse quién, cómo y por qué, pero lo que dijo lo dijo, y en cualquier país europeo si pillan a un ministro de Interior diciendo eso estaría dimitido, ¡ya!, y el presidente del Gobierno dando explicaciones ante la Comisión Permanente del Congreso. Es muy difícil que los ciudadanos recuperen o mantengan la confianza en los políticos y la política cuando se dan actuaciones como las del PP.

(P): Jordi Sevilla escribió en 2012 un libro titulado ‘La economía en dos tardes’. Con lo ocurrido desde entonces, quizás se necesita otra tarde más para entenderla.
(R): Ja, ja, ja… Bueno, surgió de un malentendido, jamás dije yo esa frase pero es igual, llegó un momento en el que pensé que si todo el mundo cree que lo he dicho pues igual lo he hecho y no me he dado cuenta. Responde a mi convicción de que los ciudadanos tienen derecho a tener unos conocimientos básicos de economía que les permitan saber cuándo un político les miente, y creo que eso no es tan difícil de conseguir. Es que en la política, en España y en el mundo, está entrando en una fase en la que cada vez más la verdad no es que exista o no exista, es que no importa.

“Mantengo que debería gobernar no la lista más votada, sino la que tenga más votos en el Parlamento”

Competir por hacer las cosas baratas o por hacerlas bien

Jordi Sevilla dice que la solución a los problemas de España es fácil: basta con hacer lo contrario de lo que ha hecho el Partido Popular. Eso pasa por “fomentar un crecimiento económico basado en el valor añadido, en el talento, mucho más  que en la depreciación, no queremos competir por hacer las cosas baratas sino por hacerlas bien”.

Entre las medidas que propone el Partido Socialista está la de duplicar la inversión prevista en I+D+i, poner en marcha un plan “que nos saque de la cola de Europa en digitalización” y legislar para que los procedimientos de contratación de la Administración “dejen de estar basados en subastas puras y duras donde sólo prime el precio y no el esfuerzo en I+D que hagan las empresas”. El ex ministro añade que “hay que derogar la reforma laboral, no para contraponer flexibilidad a rigidez, sino para conseguir que la flexibilidad que necesitan las empresas no sea impuesta unilateralmente por la dirección sino que se fuerce a una negociación”.

Jordi Sevilla (Foto: Miguel Ciriza)Pone como ejemplo el caso de Volkswagen Navarra: “La automoción es un sector claramente puntero que está atrayendo inversiones extranjeras como ocurre aquí, y es un sector que funciona con la negociación colectiva, donde se negocia la flexibilidad con los sindicatos y no se impone unilateralmente. En el fondo, el éxito del sector de la automoción española se debe a que no ha aplicado la reforma laboral del Partido Popular”, asegura.

Además, los socialistas proponen revertir “todos los recortes que se han hecho en el estado del bienestar” y negociar con la Unión Europea otro calendario de ajuste del déficit: Nos comprometemos a reducir el déficit público pero a un ritmo que sea más compatible con la tasa de paro tan elevada que tenemos y con un recorte que no afecte a las políticas ni a los derechos sociales, y con el compromiso por nuestra parte de que un gobierno socialista financiará con ingresos nuevos cualquier gasto nuevo”.

Así se conseguiría, según Jordi Sevilla, un crecimiento sólido, “porque ahora la mitad del incremento del PIB nos viene de fuera: del precio del petróleo, del valor del euro y de la política monetaria expansiva que está aplicando el BCE”. Eso hace que nuestro modelo de crecimiento sea “frágil y muy vulnerable, y voy a poner un ejemplo: hace un mes y pico el Gobierno presentó su nuevo plan de estabilidad con una hipótesis fundamental sobre el precio del barril de petróleo: hoy está ya 10 dólares por encima de esa previsión”.

Artículos relacionados

@navarracapital

Actividad en Facebook