Navarra Capital

Cotización Ibex 35

Actualidad

“La innovación falla muchas veces por exceso de rapidez”

David Lacasa, socio de la consultora estratégica de innovación Lantern, ha sido el ponente invitado de un seminario sobre Design Thinking organizado por APD y donde ha mostrado, de manera eminentemente práctica, cómo se pueden desarrollar productos o servicios innovadores mediante la unión de diseño y visión comercial.


“La innovación falla muchas veces por exceso de rapidez”
noviembre 10
05:40 2016

Más allá de tener una idea creativa, las nuevas tendencias de negocios dicen que las empresas deben pensar en el usuario/cliente más que en su propia idea. El Design Thinking es una técnica de resolución de problemas complejos que cada vez más empresas están adoptando porque sus resultados funcionan. Design Thinking combina pensamiento crítico y creativo que permite organizar mejor la información y las ideas, profundizar en el análisis y tomar decisiones ágiles.

Design Thinking funciona porque dedica tiempo a entender la naturaleza del problema a resolver, siempre desde una perspectiva centrada en las personas, los usuarios o consumidores. “En muchas organizaciones se salta demasiado rápido a generar ideas, sin haber acumulado un cuerpo de conocimiento profundo sobre el contexto donde emerge el problema para el usuario, y sin haber empatizado con él para descubrir las necesidades latentes a incorporar a la hora de diseñar soluciones, productos o servicios. La innovación falla muchas veces por un exceso de rapidez”, ha explicado David Lacasa socio de Lantern. De hecho, el 24% de los 61.644 lanzamientos realizados en Europa entre 2011 y 2013 se mantuvo el primer año.

Lacasa ha señalado que la palabra innovación está muy manida y el primer problema con el que se encuentra en las empresas es que no hay un conocimiento adecuado de su significado. “A la innovación hay que darle tiempo. En esta sociedad tenemos una prisa tremenda por tener éxito desde el primer día”, ha comentado. El exceso de lanzamientos de productos lastra la rentabilidad. El 89% de los productos que se sacan al mercado son copias. El 73% de los lanzamientos realmente innovadores son exitosos.

En este sentido, ha contado el caso de Nespresso, marca que estuvo 9 años en pérdidas, 9 años que siguió dedicando a la mejora, el análisis, la adaptación del producto hasta llegar a o que es hoy, una gran marca con George Clooney como imagen. Lacasa ha hecho hincapié en la importancia de conocer lo que el usuario desea y las necesidades que se le plantean a la hora de que una empresa piense en innovar. Además, ha destacado una organización innovadora debe tener gente enfocada expresamente a esa labor. “Nosotros no compartimos la idea de que innovar es tarea de todos lo empleados. Cada uno está a lo que está, a sus responsabilidades del día a día. Para la innovación, debe haber personas dedicadas a ello”.

Empresas como Lego, Apple, Google o P&G forman a sus empleados en Design Thinking para que sea parte del ADN de sus organizaciones.

EMPATIZAR CON EL CONSUMIDOR

El Design Thinking tiene como eje central el pensar desde distintos ángulos la definición del reto para mejorar la experiencia de los consumidores y usuarios hasta dar con aquella que más potencial tiene. Pone al consumidor en el centro del proceso, empatiza con sus problemas y abandera sus necesidades como hilo conductor fundamental. Además, establece la necesidad de conseguir un conocimiento no convencional de las personas para las que vamos a diseñar la innovación, mediante distintas técnicas etnográficas. Por último, otro gran eje es el de generar ideas colaborativamente y darlas forma mediante prototipos básicos que permitan comunicarlas y mejorarlas de una forma ágil y no costosa.

El CEO de Lego Group comentaba que si quieres comprender cómo viven los animales, no vas al zoo, vas a la jungla. Hoy día, la mayoría de los departamentos de marketing no salen de la oficina, no conocen la realidad. Hay que salir a la calle. Estamos obsesionados por lo que hace el de al lado y debemos preocuparnos más de nuestros productos y nuestros consumidores, gente real, de carne y hueso”, añadió Lacasa quien recomendó que hay que “fallar mucho, rápido y barato. Así se aprende. El objetivo debe ser conocer cuál será nuestra cartera de productos dentro de 5 años·.

Durante la última parte del seminario se llevó a cabo un caso práctico de Innovación aplicando las técnicas de Design Thinnking entre los asistentes: directores generales, directores de desarrollo de negocio, directores de marketing, responsables de desarrollo de producto y servicio y directores de innovación.

 

Artículos relacionados

@navarracapital

Actividad en Facebook