Navarra Capital

Cotización Ibex 35

Actualidad

La UPNA lidera una ‘Red de Excelencia’ dedicada a impulsar la I+D+i en el sector vitivinícola

Gonzaga Santesteban, profesor titular en el Departamento de Producción Agraria de la Universidad Pública de Navarra, está al frente de programa 'RedVitis', una Red de Excelencia dedicada a impulsar la I+D+i del sector vitivinícola de nuestro país. Gracias a esta iniciativa, los equipos humanos de siete universidades y tres centros tecnológicos han decidido ponerse de acuerdo para mejorar aspectos genéticos, fisiológicos, agronómicos y tecnológicos de la viticultura. Y, al frente de todos ellos, el Grupo de Investigación Fruticultura y Viticultura Avanzadas de la UPNA, que dirige el profesor Bernardo Royo. El objetivo final, mejorar la coordinación y, sobre todo, la transferencia para impulsar la innovación en un sector tan importante para España como el vitivinícola.


La UPNA lidera una ‘Red de Excelencia’ dedicada a impulsar la I+D+i en el sector vitivinícola
julio 08
05:40 2016

“La relevancia económica de la viticultura en España, al ser el primer país del mundo en superficie de viñedo y el tercero en producción, ha propiciado la existencia de muchos grupos de investigadores en este ámbito”, explica Gonzaga Santesteban, profesor titular en el Departamento de Producción Agraria de la Universidad Pública de Navarra, UPNA. Sin embargo, añade, “el grado de coordinación entre ellos es a veces insuficiente y, frecuentemente, unos no se benefician de la actividad y de los resultados de otros por la falta de comunicación, de estandarización de los procedimientos y de generación de bases de datos comunes”.

Por este motivo, para superar este problema de origen, se ha puesto en marcha el proyecto ‘RedVitis’, liderado por miembros del Grupo de Investigación Fruticultura y Viticultura Avanzadas de la UPNA, que dirige el profesor Bernardo Royo y cuyos responsables se encargan de coordinar el trabajo realizado por siete universidades y tres centros de I+D españoles.

Su labor ha sido seleccionada por el Ministerio de Economía y Competitividad dentro de la última convocatoria del Programa Estatal de Fomento de la Investigación Científica y Técnica de Excelencia, en el apartado de Redes de Excelencia, por lo que se le ha concedido al líder del consorcio, la Universidad Pública de Navarra, una ayuda económica de 42.000 euros para los próximos dos años.

Junto al Centro Universitario navarro forman parte de ‘RedVitis’ las siguientes universidades: Illes Balears, La Rioja, Lleida, Politécnica de Madrid y Politécnica de Valencia. A ellas se suman el Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias, IRTA, de la Generalitat de Cataluña y dos centros del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, CSIC: el Instituto de Ciencias de la Vid y el Vino, ICVV, de Logroño; y el Centro de Edafología y Biología Aplicada del Segura, CEBAS, de Murcia.

OBJETIVOS

La red liderada por la Universidad Pública de Navarra potenciará la comunicación entre los diez grupos de investigadores, cuyo trabajo abarca temáticas diversas como los aspectos genéticos, fisiológicos, agronómicos y tecnológicos de la viticultura. “La complementariedad entre grupos es evidente —indica Santesteban—, lo que aporta robustez y permitirá a la red poner en común enfoques diversos para la resolución de problemas de orden científico y también de transferencia de conocimiento al sector privado”.

Asimismo otro de los fines de este proyecto es impulsar las actividades de I+D+i, buscando su vertiente aplicada, y afrontar los desafíos de la investigación española en viticultura.

RedVitis 2En este sentido, Santesteban destaca como principales retos de futuro los siguientes: “Explotar la diversidad genética de las variedades de vid de la Península Ibérica para potenciar la diversidad de los vinos españoles y realzar su tipicidad, como en Navarra, donde la UPNA ha creado un banco de germoplasma, en el que se conserva la diversidad de la variedad Garnacha; afrontar el efecto del cambio climático en las distintas variedades; e innovar, aplicando con sensatez las nuevas tecnologías al viñedo, como el uso de la agricultura de precisión, que recoge la información proporcionada por fuentes diversas, caso de drones, satélites o la observación directa del campo, para gestionar, de forma individualizada, cada parcela”.

LAS VIÑAS

A estos temas objeto de estudio se suma una preocupación creciente por la longevidad de los viñedos. “Tradicionalmente, las vides podían vivir cien años o más, pero ahora se quedan frecuentemente en treinta –señala el investigador principal de la red—. Esta reducción obedece a la presencia de hongos de la madera. La manera actual de cultivar, con suelos más fértiles, ha acelerado el ciclo de producción, lo que provoca que las plantas sean más susceptibles de enfermar. De ahí la necesidad de coordinar los estudios sobre la materia”.

Artículos relacionados

@navarracapital

Actividad en Facebook